Con la llegada de los avances tecnológicos en el ámbito de la publicidad, muchos predijeron que el marketing directo iba a perder efectividad. No obstante, la publicidad tradicional se ha mantenido firme y a pie de guerra. Como una forma publicitaria que llega mucho más allá de lo que es capaz de llegar la publicidad que se basa en los medios digitales.

La publicidad directa es uno de los mecanismos más efectivos para hacer llegar nuestros mensajes publicitarios a nuestros clientes potenciales. Es una publicidad más cercana y precisa, que mediante una segmentación correcta puede llegar justo donde queremos. Nos encontramos, además, en plena era del spam publicitario y en plena era de los correos no deseados que se archivan de forma general para que no “molesten”. Los folletos publicitarios, en cambio, son el formato perfecto para captar la atención primaria del cliente.

Para pymes y multinacionales

El formato físico de la publicidad hace que nuestra oferta sea más táctil, física y existente. Podemos incluso transmitir olores a nuestro cliente. Por este motivo este es uno de los soportes más efectivos para pequeñas y medianas empresas. También para empresas multinacionales y de mayor peso. Lo cierto es que muchas empresas han tenido la oportunidad de comprobar la efectividad mediante el lanzamiento de catálogos, revistas, folletos, etc.

El reparto de la publicidad, en el caso de las multinacionales, es muy efectivo. Las empresas pueden realizar una publicidad personalizada para cada localidad donde se encuentran sus clientes potenciales. Lo positivo de esta publicidad es que se puede categorizar por localidades y hacer una segmentación muy detallada sin la necesidad de realizar una inversión demasiado disparada. Es económico y funciona muy bien. ¿Qué más se puede pedir?

Un formato cada vez más utilizado

A pesar del auge de la tecnología, cada vez más empresas optan por este formato publicitario, ya que les da la oportunidad de comunicar con sus clientes de una manera mucho más cercana. Un aspecto muy positivo es que se pueden realizar ofertas personalizadas para cada tipo de cliente, cada localidad, etc. A través del buzoneo podemos llegar a nuestros clientes de forma más cercana, sin embargo, no deberíamos olvidar los demás formatos, como por ejemplo el formato digital.

En conclusión, la publicidad debería hacerse desde varios canales, ya que nuestro cliente potencial puede estar en presente en varios canales al mismo tiempo. Por este motivo, deberíamos optar una publicidad con unos formatos que se apoyan mutuamente.

Puntuación