En la mayoría de los sectores o ámbitos existen modas y tendencias que van cambiando a lo largo del tiempo y en el diseño gráfico no iba a ser diferente. El diseño gráfico también nos requiere actualizarnos y evolucionar, adoptar nuevas ideas, adaptarnos a los gustos de los consumidores. Pero sobre todo el diseño evoluciona de la mano con la tecnología, que nos ayuda a crear nuevas formas y modalidades, incentiva nuestra creatividad y nos ayuda a ser más imaginativos. En este post veremos cuáles son las tendencias más interesantes que nos esperan este año.

El minimalismo, la exactitud y la limpieza en el diseño

En la mayoría de las tendencias y modas encontraremos el minimalismo. Esta modalidad de diseño gráfico trabaja con el concepto de la sencillez y la exactitud y a la hora de transmitir un mensaje al target lo hace de forma directa y sin decoración. En su proceso del diseño la gestión del espacio libre es uno de los aspectos más fundamentales. Por lo tanto, si quieres que tu mensaje sea directo y contundente, elimina los elementos superfluos y los adornos para darle protagonismo al mensaje más importante. Un ejemplo de ello son los logotipos en la actualidad. Antes marcas como Pringels o Burger King adoptaban por un diseño de logo con volumen y detalle y con el tiempo han ido simplificando y “limpiando” los logos de elementos superfluos.

Los 90 vuelven

Si algo tenemos claro y hemos demostrado a lo largo del tiempo, es que las modas son cíclicas y un ejemplo de ello es la vuelta de los 90. Las modas retro jamás pasan de moda y este año tendremos un revival del diseño gráfico de estas épocas, en las que dominan sobre todo los colores iridiscentes, los iconos, emojis, imágenes pixeladas, el emerger de las primeras páginas web y mucho más. Podremos ver, por lo tanto, un arte más tosco, colorido y luminoso, con un arte digital retro, donde el grunge y las influencias punks vuelven a golpear el diseño.

La moda 3D

Como antes hemos mencionado, la moda evoluciona de la mano de la tecnología y un ejemplo de ello es la ilustración 3D. Al contrario que en el minimalismo o el diseño gráfico simplificado, el diseño 3d huye de las imágenes planas y apuesta por la profundidad, el volumen, la dimensión, jugando con lo físico y real y lo digital. Se trata de buscar un realismo que no nos deje distinguir si una ilustración es real o digital.

Puntuación