Es posible que conozcas esa sensación de orgullo y satisfacción que nos invade cuando nuestra web llega a la primera página de los resultados de búsqueda de Google y empieza a atraer una cantidad significativa de visitantes. Lamentablemente, esto no es en absoluto garantía de que conservarás tu posición en el futuro.

Si después de tanto tiempo, esfuerzo e inversión algo salió mal. Si pasó el tiempo y poco a poco te has dado cuenta de que tu web ya no funciona tan bien. O si recientemente has desaparecido misteriosamente de las listas de resultados de Google, es hora de descubrir por qué ha pasado esto.

¿Qué debo hacer?

Bueno, debes recordar que en el mundo de SEO, los ‘resultados de búsqueda’ y la ‘estabilidad’ son antónimos completos. ¿Qué significa esto? En primer lugar, los motores de búsqueda están mejorando constantemente sus algoritmos para proporcionar a los usuarios resultados cada vez más relevantes.

Además, los robots nunca dejan de rastrear sitios web en busca del contenido o las actualizaciones que podrían haberse perdido. Una vez que notan algunos cambios, afecta los resultados.

Cuando notes que tus posiciones para las palabras clave que más altas tienes posicionadas empiezan a bajar, es buena idea verificar si otras palabras clave han podido verse afectadas. ¿Qué pasa si los cambios que has notado son sólo la punta del iceberg?

No obstante lo anterior, no existe una solución genérica aplicable a todos los casos. Para determinar por qué tus posiciones han caído, deberás confiar en tu empresa de posicionamiento SEO y tener paciencia. Ellos se encargarán de analizar por qué ha podido ocurrir.

Aunque sea un proceso tedioso y desesperante, verificar cuidadosamente todos los factores que han podido afectar a tu posicionamiento es la única forma de que recuperes tus posiciones en el futuro. A priori, estas son algunas de las situaciones que nuestros Consultores SEO se han encontrado a lo largo de estos últimos meses:

  • Subidas repentinas de tráfico que hacen caer el servidor repetidamente.
  • Sitio web excesivamente lento.
  • Redirecciones mal realizadas tras migrar de servidor o cambiar la estructura del sitio web.
  • Etiquetas canónicas mal configuradas.
  • Las tendencias de búsqueda de la audiencia han cambiado
  • Hay un gran número de enlaces rotos en el sitio web que no llevan a ningún sitio.
  • El perfil de enlaces de un sitio web tiene muy baja calidad.
  • Los competidores han aumentado su presupuesto destinado a posicionamiento SEO.

Si quieres estar seguro de qué ha ocurrido en realidad y cómo solucionarlo, solicita ya tu auditoría gratis y nuestro equipo de profesionales se pondrá manos a la obra para devolver a tu sitio web al lugar que le pertenece.

Puntuación